Detector de Metales

Introducción:

Los detectores de metales fueron inventados a finales del siglo XIX, primeramente para la localización de grandes objetos metálicos como tuberías, cables e incluso restos de obuses durante la primera guerra mundial.

El gran auge de los detectores de metales se produjo en la segunda mitad de la década de los años cuarenta. El gran excedente de material de guerra (detectores de minas), de la segunda contienda mundial, fue el causante de la aparición en el mercado de un elevado número de aparatos a bajo precio.

Rápidamente, el uso de estos aparatos se extendió para la búsqueda de materiales tan diversos, como restos arqueológicos, monedas, barrido en playas, etc.

El coste del aparato se amortizaba en unos días con un par de objetos localizados en una playa (relojes, anillos), e incluso restos de oro en viejas minas abandonadas.

Actualmente, el principio de funcionamiento de los detectores de metales se basa en las mismas cualidades físicas de los metales, si bien el alto desarrollo de la electrónica ha propiciado una serie de aparatos de elevadas prestaciones y sensibilidad a muy bajo coste para el aficionado a este apasionante hobby.

Para aquellas personas interesadas en conocer en profundidad todos los tipos de detectores, les recomendamos la lectura del magnífico artículo publicado en el número 28 de nuestra revista.

No obstante les resumimos en unas breves líneas los principales tipos de detectores de metales utilizados actualmente en la búsqueda en playas y campos.

logo_pdf DETECTOR DE METALES

Ver tienda

Blog de electrónica

Compartir:
(Todavía nada)
Loading...

De momento, no hay comentarios.

Escribe un comentario

*